El Dr. Vilallonga testimoni de la COVID19

23 de juny de 2020 · Dr. Vilallonga Puy, Ramon

El Dr. Ramón Vilallonga, cirurgià especialista en Cirurgia Laparoscòpia a la Clínica Bofill i la Vall d’Hebron  de Barcelona,  ha participat amb el seu testimoni en el llibre “Ante la Crisis: corazón 2”.  Aquest llibre compta amb el relat d’unes 60 persones que han conviscut i lluitat contra la COVID-19 a primera línia.  Entre ells trobem el testimoni del Dr. Vilallonga que va oferir la seva ajuda a l’hospital de campanya que es va habilitar a Barcelona per la Vall d’Hebron per donar cabuda a malalts greus de coronavirus.

Així comença el seu relat:

Si algo nos ha permitido esta pandemia ha sido entender que somos seres

humanos. La dificultad con la que nos hemos debido de enfrentar durante

estos más de casi 3 meses ha sido compleja de manera individual pero

también de manera colectiva. Yo sirvo como médico cirujano en el hospital

Vall Hebrón, allí me formé como estudiante residente y cirujano y mi vida ha

cambiado completamente durante un periodo corto de tiempo. He puesto

toda mi voluntad esfuerzo y dedicación al servicio de los pacientes

La pandemia provocada por COVID-19 habrá realzado nuestra experiencia

médica individual. Todos aquellos médicos que no hemos sido adiestrados

para tratar enfermedades infecciosas como tal, hemos mejorado. Durante

más de un mes y medio he podido compartir espacio, momentos y tiempo

con mis compañeros de otras especialidades médicas. El compañerismo, el

trabajo en equipo, la solidaridad, nos han hecho mejores para superar estos

tiempos tan difíciles que nos ha tocado vivir. Pero de todos los días que he

pasado tratando pacientes enfermos, me quedaré con el recuerdo de sus

dudas, de sus angustias y de saber cómo mejor transmitir a unos familiares

inexistentes, que no podían venir al hospital, noticias a veces duras para

todos. La impotencia de no poder abrazar, transmitir el calor, el contacto con

los pacientes a sus familiares ha sido una de las experiencias más complejas

del día a día para el médico qué ha tratado pacientes. Recordaré para siempre

más esos rostros desgarrados, tristes, angustiados … con esa inexorable

sensación de falta de oxigeno. Ha sido terrible.

El día a día transcurría …